Sin necesidad de cavar

Las tecnologías “trenchless” o “sin zanja” son una alternativa conveniente en lugar de las excavaciones de caminos para reemplazar tuberías viejas y deterioradas. En este caso, un tramo de tubería nueva –generalmente hecha de plásticos ‘commodity’ tales como PE o PVC– se inserta dentro de la tubería antigua y efectivamente toma su lugar. Este método ofrece muchas ventajas –particularmente es más barato que el reemplazo completo, y causa menores trastornos e interrupciones.

Proyectos que ilustran el crecimiento de dichos métodos pueden encontrarse alrededor del mundo. Por ejemplo, Pietermaritzburg –la capital de la provincia de KwaZulu-Natal, en Sudáfrica– cambió recientemente hacia el polietileno de alta densidad (HDPE) para reemplazar 2 kilómetros de tuberías de metal antiguas y con pérdidas.

Cambio hacia el PVC

No sólo el PE está encontrando su camino en los métodos de instalación sin zanjas. El PVC también está siendo adoptado cada vez más en la industria del agua. Tom Marti, vice presidente de ingeniería y tecnología de Underground Solutions, con sede en los EE.UU., dice que se trata de la combinación de un material conocido con un método de unión (la fusión térmica de los extremos de los tubos), siendo el PVC un material que se presta a esta técnica. Entre los métodos sin zanja que involucran la instalación de nuevas tuberías se incluyen: la excavación horizontal direccional (HDD, sigla en inglés), el revestimiento interno de tuberías dañadas por medio del deslizamiento del tubo nuevo (‘slip lining’), y la fractura o rompimiento del tubo existente (‘pipe bursting’) por medio de una herramienta de tracción con cuhillas. “La utilización de tubos de PVC unidos por fusión térmica permite mayores longitudes de tracción, mayores profundidades y mayores capacidades de presión,” dice Marti.

Hay dos propiedades específicas requeridas para los tubos de reemplazo: primero, deben ser capaces de ser instalados por medio de tracción (es decir, deben resistir la fuerza tensora como parte de suinstalación); segundo, el tubo debe ser suficientemente flexible para adaptarse a la curvatura necesaria durante la instalación y el emplazamiento final. Esto implica la necesidad de crear materiales de PVC para soldadura por termofusión, como el PVC termofusionable (FPVC, su sigla en inglés).

Estos materiales permiten la creación de uniones sin acoples que tienen la misma capacidad tensora y de presión que el tubo mismo. Esto significa que el tubo fusionado se comporta como un tramo “monolítico” de tubería, que puede ser traccionado hasta la posición final y doblado para adaptarse lugar de emplazamiento. 

 


Sigue enlace

Otras noticias

Avenida. Carrera 19 No. 95-55 Piso 9 Edificio Platino Tel. (057-1) 638 9900
Bogotá, Colombia - Política de protección de datos